¿Qué es la cadena de frío?

La cadena de frío es un conjunto de normas y procedimientos que garantizan condiciones óptimas de temperatura durante el transporte, almacenamiento y distribución de productos perecibles. ​

Esto se logra mediante sistemas de refrigeración en cámaras y transporte, asegurando así la calidad y efectividad de los productos, incluidos medicamentos. ​

La cadena de frío es un elemento esencial dentro del universo logístico denominado Cadena de suministros

¿En qué consiste la cadena de suministro?

La cadena de suministro comprende procesos y normas a nivel local, nacional e internacional para gestionar eficazmente el flujo de productos y materias primas entre fabricantes, proveedores, distribuidores y consumidores, garantizando un almacenamiento y distribución óptimos.

Cadena de frío en la logística



La cadena de frío en logística se refiere a mantener productos dentro de rangos de temperatura específicos desde la producción hasta la entrega al consumidor final.​



Aunque muchos países tienen regulaciones estrictas al respecto, en lugares como México aún no se implementa a nivel local, lo que puede ocasionar problemas como deterioro prematuro, pérdida de propiedades de los productos y riesgos para la salud pública. Esto puede resultar en mermas, rechazos de mercancías y pérdida de eficacia en medicamentos.​



1. Deterioro anticipado del producto y riesgo de caducidad o deterioro.​

2. Pérdida de calidad sensorial también llamadas propiedades organolépticas(sabor, apariencia, nutrientes, etc.).​

3. Riesgo de proliferación de bacterias y microorganismos en condiciones templadas, que pueden ser nocivos para el ser humano.​

4. Disminución de la eficacia de los medicamentos y/o nutrientes de los alimentos.

Monitoreo de temperatura en la cadena de frío



Preservar la cadena de frío es una prioridad absoluta para los gestores logísticos. En Biotempak®, ofrecemos orientación especializada en el monitoreo de temperatura para garantizar el éxito del control de la cadena de frío, ya sea gestionado por nuestros clientes o por sus proveedores logísticos.​



Exploremos cómo se lleva a cabo este monitoreo, qué productos están sujetos a estas condiciones y dónde se encuentran los puntos críticos de la cadena de frío que requieren una vigilancia rigurosa.
crisis logistica internacional blog
Monitoreo de temperatura en la cadena de frío ¿En qué consiste?
​El monitoreo de temperatura en la cadena de frío se lleva a cabo mediante termógrafos electrónicos (también llamados Data Logger) que integran sensores sensibles a los cambios de temperatura. Estos dispositivos cumplen diversas funciones clave según los tipos de sensores que integren, tales como:​

Registro preciso de la temperatura en grados Celsius o Fahrenheit, garantizando la estabilidad del entorno controlado.​

Almacenamiento de los registros en formatos gráficos como PDF o CSV, facilitando el análisis posterior.​

Capacidad para enviar alertas en caso de variaciones de temperatura que puedan afectar la integridad de la cadena de frío, asegurando una respuesta rápida ante situaciones críticas.​


Nota: Los registradores de datos, además de integrar sensores de temperatura, también pueden integrar otro tipo de sensores, como detección de luz, choque, humedad, inclinación y otros sensores que se complementan para mejorar la trazabilidad y asegurar entregas integras.
Los productos más susceptibles a la ruptura de la cadena de frío son principalmente tres:
Alimentos perecederos, como frutas, verduras, carnes y pescados frescos.​

Productos congelados, tanto frescos como precocinados.​

Medicamentos termolábiles (insumos que sufren alteraciones por el calor), como ciertas vacunas que requieren refrigeración para mantener su eficacia.

¿En qué puntos críticos se puede romper la cadena de frío por falta de un monitoreo adecuado?

Dentro de la cadena de suministro logístico, existen cuatro fases críticas donde puede romperse la cadena de frío debido a un monitoreo de temperatura inadecuado.
Carga y descarga
La rapidez en la carga y descarga de productos alimentarios y farmacéuticos es crucial para evitar una exposición prolongada a temperaturas ambientales que puedan romper la cadena de frío.
Almacenaje
Mantener un control constante de la temperatura en el área de almacenamiento es esencial para actuar rápidamente ante cualquier imprevisto que pueda comprometer la cadena de frío.
Transporte
Es fundamental disponer de medios de transporte que mantengan condiciones estables de temperatura y humedad para proteger la integridad de las mercancías durante el traslado.
Distribución y venta
Aunque se haya cuidado meticulosamente la cadena de frío durante todo el proceso de suministro, un fallo en el último eslabón, la distribución y venta al público, puede tener consecuencias catastróficas.
En muchas ocasiones, no basta con mantener el producto en un arcón refrigerado, sino que también hace falta comprobar la apropiada ventilación del expositor y la disposición de los elementos circundantes. Si se da una manipulación negligente de la mercancía en este paso, se puede romper la cadena de frío justo antes de la llegada al consumidor final.

  • Breve historia de la cadena de frío

    Primeros indicios de refrigeración
    Los primeros indicios de refrigeración como método de conservación datan de hace más de 2 milenios, antes de nuestra era, habiendo constancia de ello en civilizaciones tan complejas como las dinastías chinas y egipcias con tecnologías muy avanzadas de irrigación; así como la cultura persa, que construyó túneles de irrigación desde las montañas para obtener agua y enfriar sus alimentos. También son conocidos los conos de arcilla denominados Yakhchal que aprovechan las bajas temperaturas de la noche y las propiedades de enfriamiento por evaporación para conservar hielo obtenido de la nieve en zonas altas.
    En América existe evidencia del aprovechamiento del frío para conservar alimentos, mediante métodos semejantes construidos por la civilización inca en zonas estratégicas: depósitos denominados colcas, que servían para guardar alimentos u objetos a bajas temperaturas.
  • Breve historia de la cadena de frío
    Uso preindustrial del hielo
    Durante la edad media, la nieve almacenada como hielo se utilizaba por la nobleza en diversas zonas de Europa y paralelamente en muy pocos lugares de América, como método para la conservación de alimentos, pieles sin curtir y otros materiales, ocupándose por igual otros métodos enfriamiento y hasta experimentos químicos para hacer descender la temperatura del agua. Fue hasta el siglo XVII que la nobleza comenzó a valorar más las virtudes del hielo, realizando edificaciones conocidas como casas de hielo, construidas cerca de fuentes o manantiales de agua, en subterráneos hechos de ladrillo a manera de bóveda con drenajes de desagüe.
    El hielo obtenido y almacenado ralentizaba el proceso de descongelación, aprovechando el aislamiento que ofrecían los bloques de ladrillo, paja y aserrín, para mantener baja la temperatura interior. Su aprovechamiento cruzó el Atlántico en el siglo XVIII, y fue en ese momento en realidad, cuando el hielo dejó de ser propiedad de los más adinerados. Gracias a los duros inviernos de América del Norte, el hielo se podía obtener de una manera rápida y sencilla. Usando neveras de madera, y tal como en Europa se utilizaron las bóvedas de ladrillo. Los colonos comenzaron a cortar hielo y mantenerlo en cámaras frigoríficas para su conservación y la de los alimentos. Para comenzar así su propia cadena de frío.
  • Breve historia de la cadena de frío
    Los inicios de frío industrial
    A principios de la década de 1800, un empresario estadounidense aprovechó el auge del hielo para comercializarlo desde Nueva Inglaterra hasta el Sur de los Estados Unidos. Construyendo casas de hielo para comercializar su consumo entre los pobladores. En 1851 se inventó la primera máquina, patentada en Australia por el escocés James Harrison, para producir hielo mediante compresión de vapor. Utilizada originalmente para enfriamiento de cerveza, la cual más adelante se adoptaría también por los productores de productos cárnicos.
  • Breve historia de la cadena de frío
    Origen de la cadena de frío en la logística
    Ya a mitad del siglo pasado comenzaron a surgir empresas de logística con nuevos métodos de transporte implementando la cadena de frío o el transporte refrigerado. Hasta ese entonces la refrigeración de mercancías era trabajo de los fabricantes o distribuidores. Sobre todo debido a las restricciones y las medidas de seguridad que suponían conservar los productos alimenticios, en perfectas condiciones para el consumo humano y sin ninguna posibilidad de contaminación.
  • Breve historia de la cadena de frío
    Regulaciones, trazabilidad
    y monitoreo de temperatura
    Entre las décadas de los 80 y 90, a la par del comercio global y los avances informáticos y tecnológicos, varios países comenzaron a regular la producción y el comercio de alimentos y medicinas, mediante normas y estándares internacionales, como parte de sus políticas de seguridad y de salud pública. Imponiendo como requisito la disponibilidad datos o trazabilidad, para cerciorarse del cumplimiento de las normas, a través de auditorías o supervisiones previas a los procesos de comercialización.
    De esa forma comenzaron a utilizarse dispositivos electrónicos portátiles, conocidos como termógrafos o data loggers, para almacenar el registro de las variaciones de temperatura y en ocasiones también de humedad, durante periodos específicos de tiempo.
magnifiercrosschevron-up-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram